Detectar precozmente el cáncer de mama mejora la supervivencia, baja la morbilidad y reduce el costo de la atención. Este resumen describe las estrategias de detección precoz, incluyendo la educación y conocimiento, la auto-detección y los exámenes clínicos de las mamas (ECM).

  • 2016-05-30

El cáncer de mama es uno de los tipos de cáncer más común en las mujeres en la Región de las Américas: aproximadamente 408.000 mujeres fueron diagnosticadas y 92.000 mujeres murieron por cáncer de mama en 2012.

El cáncer de mama puede ser detectado y tratado a tiempo. Los programas de información, educación y consejería aumentan el conocimiento de las mujeres sobre los factores de riesgo y los signos y síntomas que requieren atención médica inmediata. Los programas de tamizaje organizados pueden detectar cánceres en etapas iniciales. La mayoría de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en etapas iniciales (I y II), si reciben tratamiento, tienen un buen pronóstico, con tasas de supervivencia a 5 años del 80% al 90 %.

Lamentablemente, en muchos de los países en America Latina y el Caribe las mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama en etapas tardías. El desafío para reducir la mortalidad por cáncer de mama, especialmente en ámbitos con recursos limitados, consiste en implementar y mantener programas de educación y detección precoz, con acceso oportuno a un tratamiento adecuado y eliminando las barreras para la atención médica.

Esta nueva serie de resúmenes sobre cáncer de mama ofrece información actualizada para la planificación de programas eficaces, información sobre la evidencia científica sobre los factores de riesgo y las estrategias de detección precoz del cáncer de mama.

Fuente:

DESCARGAR >>

Comentarios realizados sobre esta nota

Realizar comentario