Home
  • POR TEMA
  • Cáncer de cuello uterino
  • Cáncer de mama
  • Diversos tipos de cánceres
Volver al listado >>
  • Comentario
  • 0


  • Fue útil? . Esta nota fue útil para 0 personas.

Todo lo que los padres deben saber sobre la vacuna contra VPH

Además de las nenas, ahora también tienen que vacunarse los varones a partir de los 11 años. El objetivo: reducir la mortalidad por cáncer de cuello de útero que -en el país- mata a 1.800 mujeres por año. Especialistas aclaran sobre los posibles efectos adversos | Artículo publicado en el portal El Litoral. Accede a la fuente original al final del texto.

¿Por qué tengo que vacunar a mi nene contra el VPH si el cáncer de cuello de útero afecta a las mujeres? Es una pregunta que muchos padres se hacen ante la incorporación de esta vacuna -gratuita y obligatoria- en el Calendario Nacional de Vacunación para los varones de 11 años, nacidos a partir de 2006. Esto se suma a la estrategia implementada en 2011 por el Ministerio de Salud de la Nación para reducir la mortalidad por cáncer de cuello uterino, que abarca a las niñas de 11 años.

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente y puede adquirirse tempranamente con el comienzo de la actividad sexual. Por eso la vacunación en la preadolescencia es la estrategia principal para su prevención.

En base a información proveniente de la cartera sanitaria nacional y del Centro de Control de Enfermedades Infecciosas (CDC) de Atlanta (Estados Unidos), El Litoral responde 10 preguntas básicas sobre esta nueva vacuna.

 

¿Qué es el VPH?

Las siglas VPH significan Virus del Papiloma Humano. Los VPH son un grupo de más de 100 virus relacionados. Algunos tipos de VPH causan verrugas o papilomas (tumores no cancerosos) en la piel, el cuello uterino, la vagina, el ano, la vulva, la cabeza del pene, la boca y la garganta. Los tipos del VPH no crecen en otras partes del cuerpo. Los VPH de bajo riesgo no causan cáncer, pero los de alto riesgo sí.
 

¿Para qué sirve la vacuna contra VPH?

Para prevenir el cáncer cérvico-uterino (CCU), disminuir su mortalidad y reducir las enfermedades asociadas al VPH, como verrugas genitales y otros cánceres asociados.
 

¿Quiénes tienen que vacunarse?

Las niñas de 11 años nacidas a partir del año 2000 y los varones de 11 años nacidos a partir del año 2006. También se indica la vacuna a todas las personas (varones y mujeres) con VIH o con trasplantes de órganos de entre 11 y 26 años.
 

¿Por qué tienen que vacunarse los varones?

Porque así se disminuye la mortalidad de las mujeres por cáncer de cuello de útero (efecto indirecto) y se previenen en los hombres otros tipos de afecciones y cánceres asociados a este virus (efecto directo). Además se contribuye con la equidad de género, ya que tanto hombres como mujeres son responsables de la transmisión de este virus.
 

¿Por qué se pone la vacuna a los 11 años?

La vacuna sólo previene el VPH si se administra antes de que la persona se exponga al virus a través de las relaciones sexuales. Se recomienda para niñas y niños de entre 11 y 12 años, ya que a esta edad la mayoría no empezó a tener relaciones sexuales. Además, a esta edad también reciben otras vacunas contra la tos convulsa, tétanos, difteria y rubéola.
 

¿Cuáles son los beneficios de la vacuna?

Es la principal herramienta para la prevención del cáncer de cuello uterino y de las verrugas genitales, junto al análisis del Papanicolau.
 

¿Es segura la vacuna?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en su último reporte del 22 de enero de 2016, reafirma la seguridad de las vacunas contra VPH disponibles y mundialmente distribuidas con más de 200 millones de dosis aplicadas en todo el mundo.

Las vacunas utilizadas en Argentina son seguras y eficaces. Sin embargo pueden presentarse eventos adversos después de la administración, generalmente leves. Pero los beneficios de la inmunización son mayores que los posibles riesgos.
 

¿Se registraron efectos adversos?

Las reacciones adversas más frecuentes fueron en el sitio de inyección, de intensidad leve o moderada, transitorias y de resolución espontánea, como dolor o inflamación en el lugar del pinchazo. Los estudios post-comercialización no demostraron asociación entre las vacunas contra VPH e inicio de enfermedades crónicas especialmente autoinmunes.
 

¿Cuántos efectos adversos por vacunación de VPH se registraron en Argentina?

Entre 2011 y 2016 se aplicaron en el país 3.576.108, de las cuales hubo 300 eventos supuestamente atribuibles a la vacunación e inmunización (Esavi). Es decir que la tasa de efectos adversos es de 8,39 cada 100.000 dosis aplicadas. Sólo 10 casos fueron graves: 7 convulsiones, 1 rash generalizado y 2 broncoespasmos; todos se recuperaron.
 

¿Las mujeres vacunadas tienen que hacerse el Papanicolaou?

Sí, ya que la vacuna no previene todos los tipos de VPH que pueden causar el cáncer de cuello uterino. Este estudio permite detectar cambios tempranos en las células del cuello uterino, de manera que puedan ser tratados antes de que se conviertan en cáncer cervical.
 

Vacunas y desmayos

Sobre la controversia que circuló por Internet respecto a los supuestos efectos adversos de la vacuna contra el VPH, la Sociedad Argentina de Infectología, el Comité Nacional de Infectología, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y la Fundación Huésped confirmaron la seguridad de la inyección.

“La evidencia sobre esta vacuna y la experiencia epidemiológica de países que la incorporaron hace más tiempo, y con buenos resultados, es mucho más importante que algunos reportes y comentarios que se han hecho en la web y que no tienen la evidencia científica suficiente”, aclaró la SAP.

Como ejemplo, citó los rebrotes de varias enfermedades por culpa de la falsa información sobre la vacunas: “Los rumores sobre vacuna antipoliomielítica en el 2003 detuvieron la inmunización durante meses en Nigeria y desencadenaron una epidemia de Polio a escala nacional y la reinfección transcontinental de 20 países, previamente libres de polio, en África, Asia y Oriente Medio. Otras experiencias similares podemos mencionar con vacuna antigripal y sarampión. Es muy importante para nuestros niños que no se vean afectadas las coberturas de vacunas por rumores o dudas que no tienen suficientes evidencias, quitándoles el derecho que tienen de estar adecuadamente protegidos”.

Consultada al respecto, la directora provincial del Primer Nivel de Atención en Salud, Andrea Uboldi, explicó: “Con esta vacuna, como con muchas otras, hay una serie de controversias que surgen por la información -que no siempre es verdadera- que circula por Internet y las redes sociales”.

En 2014 un centenar de niñas colombianas se desmayaron tras ser vacunadas en un colegio. Tras una investigación, los organismos de salud de ese país y la OMS descartaron que se tratara de un efecto adverso de la droga y atribuyeron los síntomas a una respuesta psicológica. “Como la vacunación se hizo en escuelas, las niñas de 11 años hacen episodios vasovagales por crisis de ansiedad, es decir se ponen nerviosas, no lo quieren decir y se desmayan. Muchos interpretaron que esos desmayos eran efectos adversos de la vacuna, pero hemos comprobado que a veces los chicos se desmayan antes de ponerle la vacuna por la situación de estrés”, comparó Uboldi.

Tal es así que la OMS se refiere a la “crisis de ansiedad” como un tipo de eventos supuestamente atribuibles a la vacunación e inmunización (Esavi). “Con cualquier vacuna que le pongas a un chico de 11 años se puede desmayar, pero no por la vacuna en sí, sino por la situación de estrés que implica vacunarse”, concluyó la funcionaria provincial.
 

5.000 casos

de cáncer de cuello de útero por año en el país y 1.800 mujeres mueren por esta causa.

 

Artículo original >>



Fuente: El Economista